Archivo de la etiqueta: literatura universal

¿Sabías que… Edgar Allan Poe?

Después de un largo rato de no publicar nada, les traigo unos datos interesantes sobre la vida de Edgar Allan Poe!

Si no viste los otros ¿Sabías Que…? sobre escritores, aquí los links: CLICK AQUI

Poe es uno de los escritores estadounidenses más famosos del Romanticismo. Además de ser considerado el creador de la novela detectivesca, destaca principalmente por sus relatos cortos de terror y sus novelas góticas. Es uno de los escritores más destacados del género de terror, con cuentos y poemas tan famosos como El Cuervo*. Durante las próximas semanas vamos a repasar algunas obras suyas, pero antes vamos a echarle un vistazo a ciertas curiosidades que le ocurrieron a lo largo de su vida y que probablemente muchos desconozcan:

– Cuando era joven, realizó una travesía a nado de ocho kilómetros por el río James, de Richmond a contracorriente. Según parece, Edgar era un gran deportista (a imitación de su mayor héroe, Lord Byron). Cuando algunos compañeros de clase le dijeron que en realidad no había realizado tal viaje, buscó a testigos para que lo dejaran por escrito.

– Su primer gran amor lo tuvo con 14 años y fue… la madre de un compañero de clase. Se llamaba Mrs. Stanard, era de una gran belleza y tenía unos 30 años. Para desgracia para Poe, murió al año siguiente. Se dice que a esta mujer le dedicó su poema “To Helen”.

– Un día, se peleó con un compañero de clase que era mucho más fuerte que él. A sabiendas de ésto, el ingenioso Poe esperó a que su oponente se cansara y entonces le pegó una paliza.

– Con 16 años, se matriculó en la Universidad de Virginia, donde empezó a jugar, a apostar y a beber. Sin embargo, a pesar de estas muestras de rebeldía, Poe se ganó la admiración de sus profesores al leer y traducir obras clásicas sin esfuerzo.

– Cuando tenía 17 años, empezó a trabajar en diversos empleos ocasionales, como el de dependiente y periodista. Cuando empezó a trabajar, usó el pseudónimo de ‘Henri Le Rennet’.

– Mintió para entrar en el ejército. Cuando tenía 18 años, quiso ser soldado, por lo que se alistó con el nombre de ‘Edgar A. Perry’ y afirmando tener 22 años. Durante esa época su sueldo era de cinco dólares al mes.

– Durante la misma época en la que se alistaba en el ejército publicó su primer libro, “Tamerlán y otros poemas”. En el prólogo, afirmaba haber escrito todos los poemas antes de los 14 años. Pero eso no es todo: lo firmó de manera incógnita como “un bostoniano”. Se cree que esto último lo hizo para despistar a sus padres adoptivos, que no querían que se dedicase a la literatura. Se dice que sólo se imprimieron 50 copias de este libro, ya que todos los gastos corrían por parte de Edgar.

– Se llevaba realmente mal con su padre adoptivo, John Allan. En una ocasión, Edgar le escribió una carta pidiéndole dinero que decía: “En nombre de Dios, ten piedad de mí y sálvame de la destrucción”. John Allan no le contestó, no le envió el dinero, y no le dejó nada de herencia cuando murió.

– Uno de los primeros periódicos en los que escribió fue el Southern Literary Messenger. Sus poemas, críticas e historias tuvieron tanto éxito que el periódico pasó de tener una tirada de de 700 ejemplares a más de 5.000 gracias a Poe.

– La causa de su muerte sigue siendo un misterio. Se cree que lo más probable es que muriera por consumir demasiado alcohol, pero no se descartan causas como la cólera, un ataque cardíaco, la sífilis, la meningitis…

– Rufus Wilmot Griswold, gran enemigo de Poe, se dedicó a desprestigiar vilmente al autor tras su muerte. Este individuo publicó capítulos autobiográficos sobre Poe llenos de mentiras y ofensas, poniéndolo como un ser depravado, borracho y drogadicto (por ejemplo, actualmente se ha demostrado que Poe no era drogadicto)

Fuente.
Etiquetado , , , , , , , , , , , ,

Los 100 Mejores libros de la Literatura Universal

Aquí la lista de los 100 mejores libros de la Literatura Universal… y tú ¿cuántos has leído… y cuáles?

100 años de soledad. Gabriel García Márquez. Es la novela por excelencia del realismo mágico latinoamericano. García Márquez no sólo construye una ciudad (Macondo) sino un mundo lleno de nuevas posibilidades narrativas.

1984. George Orwell. Una novela clásica moderna de la Utopía Negativa. Orwell describe una sociedad totalitaria en la que el gobernante supremo y omnipresente es Big Brother. 1984 habla del poder del gobierno y su necesidad de control.

Alexis Zorba, el griego. Nikos Kazantzakis. Cuenta la historia de un anciano minero griego enamorado de la vida. Una de las novelas más significativas de la obra del famoso autor griego. Además, fue la base para una exitosa versión cinematográfica.

Amadís de Gaula. Anónimo. Cuatro capítulos de acciones violentas mezcladas con sentimientos cortesanos y más de 300 personajes que conquistan al lector a través de aventuras heroicas e historias de caballería que hace siglos establecían las reglas de sociedad.

A sangre fría. Truman Capote. Poderosa historia de un asesinato sin piedad. Un respetado granjero de Kansas, su esposa y sus dos hijos adolescentes son brutalmente asesinados por dos ex-convictos. La historia penetra en sus mentes criminales mientras los sigue por sus desventuras en México y Estados Unidos. Un clásico de la novela policial.

Bola de sebo y 22 cuentos completos. Guy De Maupassant. Este famoso cuentista francés presenta personajes psicológicamente bien trazados que reflejan irónicamente la hipocresía burguesa del siglo XIX. Es la historia de una cortesana que viaja en una carroza con unos burgueses que critican su condición y no reconocen sus sentimientos y acciones.

Catedral. Raymond Carver. Una recopilación de 12 relatos que da como resultado uno de los libros más interesantes de la narrativa estadounidense de las últimas décadas y que demuestra por qué su autor es el maestro por excelencia de esta forma narrativa reconocida en todo el mundo.

Confesiones de una máscara. Yukio Mishima. Uno de los libros más representativos de la literatura japonesa del siglo XX. La novela contiene rasgos autobiográficos y narra la historia de un joven estudiante durante el Japón de la Segunda Guerra Mundial, quien descubre poco a poco su homosexualidad.

Crimen y castigo. Fiódor Dostoyevski. Un texto que ha definido la estructura de la novela. La trama plantea la lucha entre el bien y el mal para plasmar, con artificio, la capacidad que tiene el hombre de escoger. Habla de la inapelable libertad que siempre implica rezagar algo vigente.

Crónica de la intervención. Juan García Ponce. Novela de uno de los escritores más reconocidos en los últimos tiempos. Aun cuando su obra es más conocida, esta obra sobresale por su intensidad y ambición estéticas.

Crónicas marcianas. Ray Bradbury. La tierra se encuentra en extinción y la única salida es la colonización de Marte. Sin embargo, los terrícolas se encuentran con una civilización marciana que se interpondrá a sus intenciones, llevando a la raza humana a final. Una excelente muestra de ciencia ficción.

Cuentos completos. Juan Carlos Onetti. Una buenisima recopilación de los cuentos de este gran autor uruguayo. “Yo quiero expresar nada más que la aventura del hombre”, afirmó el escritor; y este libro es muestra de esa intención, fielmente retratada en narraciones llenas de vida.

Decameron. Giovanni Boccaccio. Una muestra de la maravillosa literatura del Renacimiento italiano, escrita entre 1350 y 1355. Está compuesta por 100 cuentos agrupados en 10 jornadas y contados por 10 jóvenes que huían por medio de la imaginación de la peste que azotaba Florencia.

Deseo. Elfriede Jelinek. Acreedora del Premio Nobel de Literatura 2003, esta autora austríaca poco conocida en nuestro país asombra con narrativa cruda y llena de erotismo, una fuerte crítica a la placidez de la burguesía, a su respetabilidad y a su supuesta liberación sexual.

Cuentos memorables según Jorge Luis Borgues. Jorge Luis Borgues. Borgues, autor imprescindible y culto lector, recomienda dos cuentos clave para toda biblioteca: Los regalos perfectos, de O’Henry, y Donde el fuego nunca se apaga, de May Sinclar, del cual señala : “elegí este cuento en gracia de su poca notoriedad y de su valor indudable”.

Drácula. Bram Stoker. Nunca antes una historia de vampiros había sido tan relatada como en este caso. Es la vida del Conde Drácula, un vampiro incapaz de amar a cualquier ser humano, con excepción de una bella mujer. Ideal para los amantes del terror.

El Aleph. Jorge Luis Borgues. En esta narración y en las demás que constituyen este libro, el erudito argentino le otorga a la fantasía su máxima expresión. Con un estilo dócil y culto, se le considera uno de los autores más importantes de lalengua española y su obra completa es imprescindible.

El amante. Marguerite Duras. Una novela escrita con sencillez y delicadeza narrativa. Cuenta la historia de amor entre una joven de 15 años y un rico comerciante chino de 26. Un romance lleno de contraposiciones que se desarrolla en Indochina y que logra tocar la fibra sensible del lector con sus tonos apasionados y escandalosos.

El cantar de los nibelungos. Anónimo. Una leyenda medieval que expresa el alma de un pueblo que comienza a descubrir su individualidad. Desde Alemania y los países nórdicos llegan historias de héroes, caballeros, damas y amor cortés. Un cantar transmitido oralmente que plasma pasiones de la condición humana.

El color que cayó del cielo. Howard Phillips Lovecraft. Una narración de horror que devela los niveles menos explorados del alma humana, a través de un estilo delicado y altamente recomendable para los amantes del género.

El Conde de Montecristo. Alejandro Dumas. Un hombre inocente es encarcelado y la necesidad de venganza lo lleva a tramar un brillante plan. Durante 13 años espera el momento para restablecer su honor. Un clásico de aventuras, honor y venganza.

El corazón de las tinieblas. Joseph Conrad. Una historia de viaje. Marlow siente que debe conocer a Kurtz y hace todo lo posible para lograrlo, incluso aventurarse río arriba. Soportando incidentes pavorosos, se revelan terroríficas profundidades de la corrupción humana. De la página al lector se transmiten sensaciones tétricas que le impiden abandonar la lectura.

El evangelio según Jesucristo. José Saramago. Una obra controversial del portugués ganador del Premio Nobel. Jesucristo como hombre común y corriente que lleva una vida desprendida en la que disfruta de su relación amorosa con María Magdalena. Un libro que lleva al lector a deliberar sobre la fe y la espiritualidad. El extranjero. Albert Camus. Novela existencialista en la que el personaje central, Mersault, refiere al lector su historia, no la de sus sentimientos ni su razón, sino la de su imposible destino. En sus páginas el realismo logra la perfección. Título capital de Camus y un clásico de la literatura contemporánea. El extraño caso de Dr. Jeckyll y Mr. Hyde. Robert Louis Stevenson. Extraños sucesos que ocurren en torno a dos figuras extrañamente opuestas pero que parecen estar relacionadas, dan como resultado una de las obras cumbres de la literatura de terror. Relato apasionante de intigra y misterio en el que Stevenson, plantea una historia de autodestrucció n que crítica a la sociedad de su tiempo.

El gato negro y otros relatos. Edgar Allan Poe. Esta selección conglomera algunos de los mejores cuentos de este reconocido autor estadounidense, inventor para muchos, del genero policial. Su literatura ha incursionado antes que ninguna otra en la mente del hombre de manera inigualable.

El gran Gatsby. F. Scott Fitzgerald. Un clásico norteamericano del siglo XX. La historia de amor entre el nuevo rico Jay Gatsby y la bella Daisy Buchanan refleja una época de posibilidades y aspiraciones. Capturando a la sociedad de su momento. Fitzgerald habla de la Era del Jazz, las fiestas interminables y el poder del dinero.

El hombre de la arena. E.T.A. Hoffman. Son 13 cuentos que van de lo tenebroso a lo aterrador. En ellos se refleja el espíritu libre y vigoroso de un agudo conocedor tanto de los trasfondos de la sociedad de su tiempo como del ser humano. 29.- El ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha. Miguel de Cervantes Saavedra. Tomo I y Tomo II. La máxima obra literaria que ha dado el idioma español. Don Quijote es el personaje que encarna la cordura dentro de un mundo irracional o lo contrario, la irracionalidad dentro de un mundo cuerdo. Esta obra maestra, primera novela moderna, resulta obligada. 30.- El llano en llamas. Juan Rulfo. En este libro, que consta de 17 relatos, el autor jalisciense emprende la crónica de un país por medio de la gente que lo habita. Mediante un lenguaje exquisito que celebra la vida, la muerte y el silencio, se convierte en un tomo de narración universal imposible de ignorar. 31.- El lobo estepario. Herman Hesse. Esta considerada como la obra maestra de este autor alemán. El protagonista de la historia es un hombre solitario e incomunicado cuya personalidad refleja los vicios y virtudes de la humanidad. Se pone al descubierto la carga trágica y el incierto destino de la condición humana. 32.- El maestro y Margarita. Mijaíl Afanasievich Bulgákov. Una revisión de las historias de Fausto y Pontio Pilatos que expone la vida soviética de 1930 de un modo tan feroz que fue prohibida hasta los años 60. El diablo llega a Moscú acompañado de una bruja desnuda y un gato que ama el ajedrez y el vodka. Una novela de profundidad filosófica que no pierde nunca de vista el humor. 33.- El nombre de la rosa. Umberto Eco. El monje Guillermo llega a la Abadía del norte a investigar los asesinatos misteriosos que han sucedido. La descripción maravillosa de una biblioteca recóndita, de monjes leyendo en silencio y muriendo de forma extraña. Un trabajo que transporta a una epoca de monasterios y secretos. 34.- El ojo de Alá y otros cuentos. Rudyard Kipling. El extraño encantamiento que une a una mujer con su gran amor o una casa que provoca una rara depresión, son sólo ejemplos delos cinco relatos que incluye este libro, cuyo común denominador es la extraordinaria creatividad. Su poder de observación nos brinda bellas descripciones de la naturaleza y delinea a la perfección la personalidad de sus personajes. 35.- El perfume. Patrick Suskind. La historia de un asesino que vive en un mundo de olores. Para conseguir favores de las damas de la alta sociedad, Jean Baptiste Grenouille crea un perfume extraño que subyuga la voluntad de quien lo huele. Para hacer el perfume, debe de conseguir fluidos corporales de mujeres vírgenes, el perfumista no lo piensa dos veces y se convierte también en asesino. 36.- El reino de este mundo. Alejo Carpentier. Lo real-maravilloso, como el mismo autor lo denominó, y que resalta lo fantástico que existe en la realidad de las tierras latinoamericanas, cobra vida en esta novela de gran viveza y musicalidad que mezcla la verdad histórica con la fantasía. Pieza maestra del autor cubano. 37.- El retrato de Dorian Gray. Oscar Wilde. Dorian Gray quiere mantener su belleza y juventud para siempre, por lo que vende su alma al diablo. Una historia clásica que pone en tela de juicio la vanidad y otras actitudes relacionadas con la corrupción moral del siglo XIX. 38.- El ruido y la furia. William Faulkner. Cuatro capítulos, cada uno narrado por un personaje distinto, queconstituyen a los Compson. Tragedia familiar descrita detalladamente por medio de monólogos interiores y libre fluir de conciencia. Una novela que causó reacciones distintas e miles de críticos literarios. 39.- El tambor de hojalata. Gunter Grass. La novela más célebre del autor, narra las desventuras de Oscar Matzerath, quien decide dejar de crecer a los tres años de edad para expresar su repudio al mundo de los adultos. Los golpes a su tambor son un misterioso ritual que muestra un universo grotesco, donde lo real y lo fantástico entrecruzan sus fronteras.

40.- El túnel. Ernesto Sábato. Delirante historia de amor entre Juan Pablo Castelar y María, en la cual el protagonista cuenta desde la prisión los detalles de esta relación y su desafortunado final. Es la consagración literaria del escritor argentino y una de las novelas latinoamericanas obligadas. 41.- El viejo y el mar. Ernest Hemingway. Relato fundacional de la narrativa norteamericana. Un hermoso texto al que se le pueden dar diferentes lecturas. Construida casi al modo de una parábola, es una elegía al coraje y el combate contra la naturaleza. 42.- En busca del tiempo perdido. Marcel Proust. Obra cumbre de la literatura francesa del siglo XX. Un hombre común despierta y, al desayunar, remoja una magdalena en su café. Esto desata su memoria y el tiempo empieza a jugar por medio de transportaciones. Con descripciones deliciosas y un prodigioso lenguaje, el lector viaja en el tiempo de la mano del personaje. 43.- En el camino. Jack Kerouac. Una novela del célebre autor estadounidense que resulta indispensable para acercarse a la Generación Beat. En ella se plasma la filosofía de la existencia libertaria del autor. Es una extraordinaria narración contracultural, casi marginal. 44.- Eneida. Virgilio. Por medio de la musicalidad y equilibrio métrico, esta obra es considerada como modelo de perfección literaria. un clásico escrito entre el 29 y 27 a.C. en el que se cuenta la historia del retorno victorioso de un heredero romano. Eneas huye de Troya después de la devastación de la ciudad y con un grupo de troyanos se enfrenta a su destino y a los dioses hasta que logran restablecer la metrópolis. 45.- Fiasco. El fracaso. Imre Kertész. Novela del escritor húngaro, galardonado con el Premio Nobel de 1992 2002, en la cual dibuja un paisaje en el que la realidad y la ficción se entrelazan por medio de un personaje que vive en el denso ambiente dictatorial del estalinismo y su experiencia de escribir a contracorriente. 46.- Fausto. Goethe. Es la médula de la obra de este escritor alemán. Un recorrido por los cielos, la tierra y la profundidad de lo subterráneo. Uniendo realidad, símbolo, utopía, magia, ciencia y verdad, Goethe plantea su preocupación como hombre universal planteando ideas sobre el destino, dios y los demonios.

47.- Frankenstein o el moderno Prometeo. Mary W. Shelley. La historia del científico que, con extremidades de diversos muertos, confeccionó una forma humana, o mejor dicho, un monstruo. A pesar de su ansiedad por amar y recibir simpatía, es rechazado, por lo que busca hacer todo el daño posible a quien lo creo. Una novela de fantasía macabra y terror que se ha convertido en leyenda. 48.- Grandes esperanzas. Charles Dickens. Obra que muestra la destreza histriónica del autor inglés y, como su nombre lo indica, de esperanzas, amor y desilusión mediante personajes que son detallados magníficamente a través de un realismo deleitable. 49.- Hotel Savoy. Joseph Roth. Una de las novelas más importantes de este escritor. Concentra un microcosmos en un edificio de siete pisos. Cuando un joven judío es liberado después de permanecer tres años como prisionero de guerra, el azar lo lleva a hospedarse en este hotel. Una narración donde prolifera la confusión y la nostalgia. 50.- Justine o los infortunios de la virtud. Donatien Alphonse François de Sade, Marques de Sade. Es muy difícil explicar o ubicar con precisión la obra de este autor en la historia de la literatura y del pensamiento filosófico. Aquí se plasman a la perfección sus cualidades narrativas por medio de escenas eróticas y excitantes que escandalizaron a la sociedad de su tiempo y que continúan siendo breviario erótico hilarante. 51.- La ciudad y los perros. Mario Vargas Llosa. Situada en un colegio militar de un país subdesarrollado, esta novela retrata un sistema que genera un universo de traiciones y lealtades donde el machismo y la brutalidad surgen como rasgos principales. Un autor imprescindible de la narrativa latinoamericana. 52.- La divina comedia. Dante Alighieri. Obra clave del Renacimiento italiano y fundadora de una nueva narrativa mundial. Dividida en tres partes : infierno, purgatorio y cielo, es un viaje alegórico por el alma humana. 53.- La gallina degollada. Horacio Quiroga. El uruguayo presenta cuentos maravillosamente escritos sobre fantásticas situaciones llenas de intensidad dramática. La gallina degollada cuenta la historia de cuatro hermanos mentalmente disminuidos que observan a la sirvienta degollando a una gallina y copian el acto, haciendo lo mismo con su hermana. 54.- La Ilíada. Homero. Es la primera obra conocida del autor griego, de cuya persona se tiene poca información. La Iliada data de los años 700 a.C. y narra la batalla de los romanos por ocupar Troya, donde conviven divinidades con seres terrenales. Un clásico de clásicos que no pierde ni perderá actualidad. 55.- La insoportable levedad del ser. Milan Kundera. Historia de celos, sexo, muerte y traición, en otras palabras, una novela de amor. Las vidas de los personajes se entrelazan con fabulosa pericia y el autor checo consigue no sólo una reflexión filosófica sino la transmisión exacta de emociones. 56.- La metamorfosis. Franz Kafka. Una mañana, Gregorio Samsa despierta convertido en un escarabajo; este hecho da paso a una de las narraciones más significativas del siglo XX por si innovación y perfección narrativa. El universo kafkiano representa la realidad del mundo totalitario en el que lo palpable se vuelve irreal. 57.- La montaña mágica. Thomas Mann. Desde las experiencias en un sanatorio, este autor alemán, acreedor al Premio Nobel de Literatura en 1992, retrata los problemas que la Gran Guerra hacia latentes, así como una visión profunda y acertada del mundo contemporáneo. 58.- La muerte de Artemio Cruz. Carlos Fuentes. Artemio Cruz es condenado a su cama cuando es ya inevitable su muerte. Las reflexiones que hace sobre su vida, el tiempo y sus deseos lo llevan a describir a la sociedad en la que vive y a las personas que lo rodean. Una de las mejores novelas de este reconocido escritor mexicano en donde se refleja un estilo violento y bello. 59.- La muerte de Ivan Ilych. León Tolstoi. Novela corta en la que el escritor ruso pone en tela de juicio dos tipos de vidas : la artificial – representada por la sociedad y sus relaciones materialistas – y la auténtica – marcada por la compasión y empatía -. Un viaje por la Rusia del siglo IX que comienza con la muerte del personaje principal, un hombre común, y lo que ésta ocasiona en aquellos que le conocieron. 60.- La náusea. Jean Paul Sartre. La historia de un escritor, Antoine Roquentin, quien se enfrenta a la idea de la existencia y cómo percibe su propia vida según los terroríficos objetos que lo rodean. Estas cosas lo amenazan de una manera siniestra y le provocan náusea. Novela existencialista y de observaciones detalladas de la vida. Un clásico filosófico. 61.- La Odisea. Homero. Relato miticado y reconstruido en todos los escenarios literarios posibles del siglo XX. Esta epopeya es la base de gran parte de la narrativa occidental. La Odisea representa, entre otras cosas, la lucha por el retorno a casa. 62.- La oveja negra y demás fábulas. Augusto Monterroso. Las famosas fábulas del ganador del Premio Príncipe de Asturias. Un libro escrito con humor cruel y de forma aparentemente ligera en el que se abordan temas trascendentales y se habla de las debilidades humanas. Fábulas de sorpresa y con intenciones entre líneas. 63.- La piel de Zapa. Honorato de Balzac. Un relato fantástico de personajes exhibidos por su psicología. La piel de Zapa es un talismán que permite a quien lo posee satisfacer todos sus deseos. Por medio de este objeto se presenta la filosofía de vida y las reflexiones sobre la condición del hombre de este gran autor del siglo XIX. 64.- La sabiduría del Padre Brown. Gilbert Keith Chesterton. Una de las más grandes y primeras narraciones policiales, en la que el autor inglés da muestra de su maestría con la prosa y el uso de paradojas y suspenso. 65.- La senda del perdedor. Charles Bukowski. Escrito desde la desilusión del sueño americano, con un lenguaje simple, directo, casi hiriente, este libro refleja una civilización desencantada y perdida. Es la historia de un antihéroe y su búsqueda por sobrevivir. 66.- La señora Dalloway. Virginia Woolf. Una mujer madura sale a comprar flores para la fiesta que va a brindar por la noche. Ese día de junio, la Sra. Dalloway se encuentra y desencuentra, al igual que los demás personajes de la novela, demostrando la fuerza narrativa del monólogo interior. Marca un parte aguas en la literatura universal. 67.- La tabla periódica El sistema periódico. Primo Levi. Relato autobiográfico del químico y escritor italiano que narra su vida a través de ejemplos de grupos de sustancias de la tabla periódica. Su lenguaje es simple y rico en analogías. 68.- Las aventuras de Sherlock Holmes. Sir Arthur Conan Doyle. Gracias a esta pieza, este doctor y escritor estableció de forma definitiva la fórmula de la novela policial, adelantándose con este texto, que narra diferentes aventuras del detective, a su propio tiempo. 69.- La batallas en el desierto. José Emilio Pacheco. Asombrosa narración sobre un niño que crece, evoluciona y falsea junto con la Ciudad de México. Es la presentación de una urbe que marcó a una generación y que forma parte de nuestra historia. Un juego de niños análogo a la situación política y social del México del siglo XX. 70.- Las ciudades invisibles. Italo Calvino. El diálogo entre Marco Polo – mercader veneciano – y Kublai Kan – emperador tártaro – es la base de estos relatos entre constructores y visitantes de ciudades invisibles. Al final, el lector desea ver, sólo por un instante, alguno de estos espacios. Un clásico del siglo XX que ha perfilado la literatura tanto neorrealista como alegórica. 71.- Las metamorfosis. Ovidio. Desenvolviendo argumentos mitológicos, este libro pretendía ser un poema científico y filosófico. Una historia del Universo que presenta una trama labrada por evocaciones a los autores griegos, romanos, clásicos y alejandrinos. 72.- Las mil y una noches. Anónimo. La obra mas representativa de la literatura oriental y un clásico de las letras universales. Es un texto único que se nutre de 1001 historias narradas en el mismo número de noches por la hija del visir, Scherezada, quien debe mantener siempre vivo el interés del cruel sultán, y así con su creatividad, astucia, sabiduría, lograr salvar un día, cada noche. 73.- Lazarrillo de Tormes. Anónimo. El ir y venir de un pícaro que vive aventuras llenas de humor. Uno de los primeros personajes traviesos que se sale con la suya hasta que es alcanzado por la reglas morales. Un clásico del Siglo de Oro español que marca una tendencia literaria. 74.- Lazos de familia. Clarice Lispector. “Yo escribo como quien sueña”, afirmó la genial escritora brasileña y así, esta recopilación de cuentos resulta ser no sólo una serie de narraciones idílicas sino un paseo por los recónditos de la mente humana. 75.- Los hermanos Tanner. Robert Walser. La primera y más celebrada novela del autor suizo, retrata con excepcional intensidad el perfil errante del escritor, uno de los novelistas que más influencia ha ejercido en el mundo de las letras alemanas. 76.- Los miserables. Víctor Hugo. Un hombre condenado a prisión por robar una rebanada de pan busca asilo con un obispo. A pesar de que intenta robar a su salvador, éste le perdona y le recompensa. Así comienza una historia ya clásica de guerra, honor, nacionalismo, perdón y libertad. 77.- Los mejores relatos. Rubem Fonseca. Es la recopilación de toda la obra narrativa corta de este gran autor brasileño; por medio de la ironía y la crudeza retrata lo que en palabras de su traductor (Romeo Tello Garrido) es “la problemática existencia del hombre en las sociedades modernas”. 78.- Los propios dioses. Isaac Asimov. Este científico ruso resulta ser uno de los grandes escritores de ciencia ficción y en esta historia demuestra sus cualidades narrativas al crear un mundo que rebasa los limites de lo imaginable.

79.- Una cuestión personal. Kenzaburō Ōe. Una obra esplendida de uno de los autores más representativos de la literatura japonesa. En ella, aborda magníficamente la crisis existencial, la historia y la identidad cultural. 80.- Lolita. Vladimir Nabokov. Humbertus Humbertus, escritor, le renta un cuarto a Charlotte Haze y se enamora de su hija de 14 años : Lolita. Una apasionada historia erótica que fue prohibida a mediados del siglo XX y que se ha convertido en una referencia obligada de una pasión transformada en pesadilla. 81.- Memorias de Adriano. Marguerite Yourcenar. La novela más famosa de la autora europea, nacionalizada estadounidense y, sin duda, una de las más elogiadas por la crítica. Maravillosa narración que se basa en la historia, una autobiografía novelada del emperador romano, bajo la forma de cartas escritas por éste a su sobrino. 82.- Michael Kohlhaas y otras narraciones. Heinrich Wilhelm von Kleist. Novela decimonónica sobre las tradiciones de los Länders (siglo XVI). Una invitación a la reflexión sobre la idea de igualdad y las infamias hechas en nombre de la justicia. Kohlhaas es el protagonista que inicia una guerra en contra de un acto temerario llevado a cabo por el representante de la autoridad y la ley. 83.- Madame Bovary. Gustave Flaubert. Excelente representació n del realismo francés del siglo XIX, esta historia es muy bien conocida de amor imposible, desdicha y muerte, todavía vigente por su fuerza y maestría. 84.- Manhattan Transfer. John Dos Passos. Visión panorámica de la vida en Nueva York entre 1980 y 1925. Gran obra de este autor norteamericano representante de la Generación Pérdida, cuyas novelas – amargas y profundamente impresionistas – atacan la hipocresía y el materialismo de los Estados Unidos entre las dos guerras mundiales. 85.- Moby Dick. Herman Melville. Este autor es considerado uno de los mejores prosistas en lengua inglesa y en ésta, su obra más reconocida, el tema central es el conflicto entre un capitán y la gran ballena blanca que le arrancó la pierna. La obra sobrepasa la aventura y se convierte en una alegoría sobe el mal incomprensible representado por la ballena, y la maldad simbolizada, también por el capitán Ahab. 86.- Nana. Emile Zolá. Naná es una actriz que logra conquistar a su público con su presencia. Además, es una reconocida concubina que tiene varios amantes. Zolá presenta a su heroína para hacer una fuerte crítica a la Francia de principios del siglo XIX, caracterizada por el exceso sexual y político. Una narración detallada que mezcla ideas científicas con las sociales. 87.- Niebla. Miguel de Unamuno. Una novela que su autor califica como “malhumorada” . La historia que cuestiona la realidad del escritor como participante de la ficción y la del personaje como ser vivo inmortal. Un libro en el que el lector recrea la narrativa y donde el acto de leer es la única realidad. 88.- Otra vuelta de tuerca. Henry James. La obra de James se caracteriza por su ritmo pausado y la descripción sutil de los personajes, más que por las historias complicadas. Sus libros son los modelos de la novela objetiva psicológica y retratan por lo general un mundo ocioso : este es un excelente ejemplo de su vasta obra. 89.- Paradiso. Lezama Lima. Una de las obras más importantes de la narrativa latinoamericana. Su riqueza narrativa, complace hasta el crítico más exigente. Es una novela poética que narra los sucesos desde la memoria del personaje. “Es una invitación a la sabiduría”, apunta el escritor Cintio Vitier. 90.- Pedro Páramo. Juan Rulfo. Un clásico de la literatura mexicana por su vigencia y universalidad. Alguna vez, un desconocido le señalo a Jorge Luis Borges que pareciera que todos en el libro son hermanos, ya que todos en el pueblo se llaman Páramo, a lo cual Borges respondió : “el lector ya sabe que ha entrado en un texto fantástico, cuyas indefinidas ramificaciones no le es dado prever pero cuya gravitación lo atrapa”. 91.- Poema de Mio Cid. Anónimo. Este cantar es la primera obra extensa de la literatura española y el único cantar épico de la Edad Media hispánica. La historia de un héroe desterrado injustamente de Castilla que debe recuperar su honra para regresar a u tierra. Por medio de actividades guerreras el lector se sumerge en un mundo de reyes y guerras. 92.- Rayuela. Julio Cortázar. Dividida en dos partes esenciales y colmada de capítulos, esta maravillosa novela nos transporta al mágico París de principios del siglo XX. La profunda historia de amor que narra con maestría, así como la agudeza de sus afirmaciones y la construcción de todos los personajes dan como resultado una obra maestra de la narrativa latinoamericana moderna. 93.- Rojo y negro. Henri Beyle, más conocido como Stendhal. En esta novela, el escritor realista francés analiza su sociedad contemporánea a través de la mirada de Julien Sorel, un ambicioso joven de provincia que se abre camino en la vida, primero como soldado y más tarde como sacerdote. Un personaje alejado de la sociedad de la sociedad y enfrentado a las imposiciones e ideales de ésta. Con frecuencia se dice que ambos personajes son retratos parciales del propio autor. 94.- Seda. Alessandro Baricco. Una novela contemporánea que no puede pasar desapercibida. En ella se narra, por medio de imágenes muy bien logradas, una posible historia de amor, deseada y creada en la imaginación del protagonista, fascinando así al lector. 95.- Tres novelas. Mariano Azuela. En estas tres narraciones cortas, como en el resto de su obra, este reconocido autor brinda una idea clara y tangible de lo mexicano. En sus textos, se puede percibir el sabor de la patria. Un título imprescindible en toda biblioteca. 96.- La trilogía de Nueva York. Paul Auster. Uno de los libros más reconocidos de Auster en el que demuestra su habilidad al estructurar historias en las que los personajes se confunden entre sí. 97.- Trópico de cáncer. Henry Miller. Una de las obras más perfectas y prestigiosas en lengua inglesa que fue censurada por casi 30 años y que enfrentó más de 60 juicios. Miller presenta un monólogo de su estancia en París a principios de 1930. Una de las novelas más controversiales que habla de sexo y critica comportamientos humanos de sectores conservadores de la sociedad. 98.- Ulises. James Joyce. La obra maestra del afamado escritor irlandés. Basada en La Odisea de Homero, el texto abarca 24 horas de la vida de Leopold Bloom y Stephen Dedalus. Cuando los personajes se encuentran la obra llega al clímax de una búsqueda simbólica y la conciencia. Un monólogo interior que fue prohibido, y por lo tanto no pudo publicarse sino unos años después de su escritura. Un texto complejo que marcó la historia de la literatura universal. 99.- Un mundo feliz. Aldous Huxley. Una narración extraordinaria y reflexiva mediante una visión pesimista del presente que gira en torno al mundo del futuro en el que una droga llamada Soma se convierte en el personaje principal de la obra, anestesiando a todos los habitantes del mundo. 100.- Viaje al centro de la tierra. Julio Verne. El profesor Lidenbrock traduce unas escrituras y determina que existen unas vías que lo llevarán al centro de la Tierra. Para encontrar la verdad decide bajar por el cráter de un volcán extinguido. Un clásico de aventuras apasionantes y una narrativa de excursiones.

Etiquetado , , , , ,

¿Sabías que… Arthur Conan Doyle?

Si no viste los otros ¿Sabías Que…? sobre escritores clica AQUI.

Arthur Conan Doyle es, sin ninguna duda, uno de los escritores que más aportado al género detectivesco. Como creador del más famoso detective de la historia, Sherlock Holmes, este escritor se convirtió en una famosa figura de su época y de toda la literatura. Hoy, buscaremos los aspectos más desconocidos y fascinantes de la vida de este prolífico escritor escocés:

  • Arthur no tenía intención de convertirse en escritor profesional en un primer momento. Como prueba de ello, él estudió medicina en la universidad de Edimburgo. Sin embargo, entre los estudios y los trabajos que iba haciendo para pagarlos, el joven Arthur empezó a escribir pequeños relatos como descanso. Enseguida debió darse cuenta de su potencial como escritor, ya que antes de cumplir los 20 años una revista llamada “Chambers’s Edinburgh Journal” le había publicado uno de sus relatos.
  • En cierta ocasión, tras haber finalizado sus estudios de medicina, empezó a trabajar como médico naval en el buque SS Mayumba. La labor literaria empezaba a flaquear y parecía que, al menos por el momento, Arthur no estaba dispuesto a crear los grandes éxitos a los que estaba destinado a hacer en un futuro.
  • Si alguna vez oyen hablar de una enfermedad llamada “Tabes dorsal”, acuérdate de este escritor. Y es que su tesis doctoral trató precisamente sobre ese tema, un estudio detallado sobre la enfermedad con el que finalmente consiguió el título de doctor en 1885.
  • Una vez, empezó a ejercer el oficio de médico como colaborador de un colega suyo. Sin embargo, las relaciones entre ambos nunca fueron muy buenas y pronto empezaron a surgir malentendidos y discusiones. Harto de esa incómoda situación, Arthur optó por la opción más radical: Se mudó de ciudad y empezó su propia clínica en solitario con sólo 10 libras encima. ¿Qué tal le fue con esa nueva aventura? Fatal. Muy poca gente iba a su clínica, pasaba horas enteras sin un solo cliente. Sin embargo, esa falta de trabajo fue la que le invitó a escribir historias mientras esperaba a que viniera alguien. Durante los largos ratos muertos que pasaba en el trabajo, finalizó su primera gran obra, “Estudio en escarlata”, que traía al mundo la primera aparición del gran Sherlock Holmes.

Una de las curiosidades menos conocidas sobre Arthur es que fue un gran aficionado al deporte. Fue portero de fútbol en un equipo amateur llamado Portsmouth Association Football Club; también fue un gran jugador de cricket, llegando a jugar diez partidos profesionales en el Marylebone Cricket Club; de vez en cuando jugaba a los bolos, aunque no tenía mucha experiencia en ellos; también fue un buen jugador de golf, llegando a ser capitán del club Crowborough Beacon Golf Club. Y junto con todo ello, llegó a practicar incluso el boxeo. Entre sus hechos más importantes, fue uno de los primeros introductores del esquí en el Reino Unido. Sin duda, amaba el deporte, y por los resultados que obtuvo no se le debía dar muy mal esa afición.  ^

  • Entre las distintas inspiraciones que Arthur tuvo para crear la personalidad de Sherlock, se cree que el principal personaje en el que está basado fue uno de sus profesores universitarios, Joseph Bell. Al parecer, tenía una personalidad muy analítica y gozaba de una gran inteligencia. De hecho, el propio Arthur Conan Doyle le mandó una carta al profesor agradeciéndole la inspiración:

“Sin duda, es a usted al que le debo el personaje de Sherlock Holmes (…) Alrededor de la deducción y observación que he oído que usted inculca he tratado de construir un hombre” 

  • Arthur fue nombrado caballero del Imperio Británico (un honor reservado a las más grandes contribuciones al Reino Unido). Quizás penséis que fue debido a su carrera literaria, pero estáis equivocados. Resulta que en esa época el Reino Unido había participado en la “Guerra de los Bóers”, un conflicto por el que el país se llevó duras críticas por parte de casi todo el mundo. Entonces, Arthur publicó un panfleto llamado “La guerra en el sur de África: causas y desarrollo” en el que defendía y justificaba la participación de su país. Este texto apoyando a su país tuvo bastante éxito y fue traducido a muchos idiomas, causa por la cual ganó el título mencionado anteriormente. Además, también lo nombraron vice-teniente del condado de Surrey.

  • Una de las controversias más raras que vivió fue su actividad como espiritista. Muchos de sus familiares habían muerto en un período de tiempo bastante corto, por lo que entró en una gran depresión y empezó a sentirse atraído por el espiritismo, llegando incluso a unirse a la “Unión Nacional de Espiritualistas”. Entre sus casos más sonados, defendió la veracidad de las hadas de Cottingley, que más tarde resultaron ser un fraude. No faltaba su participación en ningún ritual espiritista con sus compañeros.

  • Entre sus amistades, era un gran colega del famoso mago Harry Houdini. Al principio gozaron de una cálida amistad, pero pronto sus diferentes ideas los separaron: Arthur defendía fervientemente la existencia de hechos paranormales y magia, mientras que Houdini era completamente escéptico y luchaba contra todo ello. Cuando Houdini le dijo que todos sus trucos mágicos eran simplemente “trucos” que no tenían ninguna magia, Arthur no le creyó y empezó a mostrar argumentos en contra de él. Entre ellos empezaron a surgir malentendidos y las discusiones acabaron por separarlos.

  • Una de las tareas que siempre quiso realizar fue matar a Sherlock Holmes. El personaje que le había dado éxito nunca terminó de ser su favorito, ya que realmente él quería escribir novelas históricas. Cuando lo mató en una de sus novelas, miles de personas empezaron a vestir de luto y casi 20000 suscriptores al periódico en el que se publicaban las aventuras de Holmes anularon su suscripción apenados por la muerte de uno de sus héroes. Recibió también miles de cartas de sus más antiguos seguidores pidiendo que sus detectivescas aventuras volvieran a la vida. Parece que los gustos del público y de Arthur no eran los mismos.

  • Finalmente, murió a los 71 años de un ataque cardíaco. Las últimas palabras que dijo estaban dirigidas a su esposa: “Eres preciosa“. En el epitafio de su tumba figuraban las palabras:

Temple de acero
Rectitud de espada
ARTHUR CONAN DOYLE
Caballero
Patriota, médico y hombre de letras

Etiquetado , , , , , , , , , , , , ,

¿Sabías que… Jack London?

Si no viste los otros ¿Sabías Que…? sobre escritores, aquí los links:

Jack London fue uno de los más afamados escritores estadounidenses, autor de libros tan conocidos como “Colmillo Blanco” o “La llamada de la selva”. Hoy, continuando nuestra serie sobre grandes escritores, veremos algunas de las anécdotas más curiosas de la fascinante vida de este gran autor:

  • Debido a una situación familiar poco favorable (la relación de sus padres siempre fue un tanto misteriosa y el dinero tampoco abundaba en la familia), Jack London se auto-educó a sí mismo cuando era pequeño. Desde niño, pasaba horas en la biblioteca de su ciudad leyendo obras de grandes escritores. Cierto día, leyó un libro que marcaría su vida para siempre: Signa (novela de una escritora poco conocida llamada Ouida). Este libro narraba la historia de un joven campesino que, sin educación escolar, llegó a convertirse en un famoso compositor de ópera. Jack se siente identificado con él y aspira entonces a un sueño parecido: convertirse en un afamado escritor.

 

  • Jack London pasó por muchos duros trabajos cuando era joven. Por ejemplo, con sólo 17 años se embarcó en una goleta rumbo a Japón, luego trabajó en un molino de yute, y por último estuvo una temporada como trabajador en una central eléctrica del ferrocarril. Su carrera laboral fue bastante extensa.

 

  • Después de pasar por todos esos trabajos, Jack comenzó una nueva etapa… como vagabundo. Con dieciocho años, pasó treinta días completos en la penitenciaría de Erie County acusado de vagabundeo. Ese corto período de tiempo que pasó encerrado tuvo mucha repercusión en su vida, y más tarde criticaría duramente a esa penitenciaría y sus malos tratos.

 

  • Cansado de todas estas experiencias, empieza a escribir artículos para una revista educativa. Al mismo tiempo, sus sueños de entrar en la universidad de California se hicieron realidad, después de estudiar duramente para ello, Jack consiguió entrar en la universidad. Pero el pobre no tuvo suerte: Un año más tarde de entrar en ella, tuvo que abandonarla por problemas económicos.

 

  • Teniendo en cuenta su falta de dinero, el sueño universitario estaba demasiado lejos para él, nunca terminó sus estudios. Pero sus problemas no acaban ahí. Nada más salir de la universidad, se ve obligado a trabajar en una empresa enlatadora alrededor de 15 horas diarias.

 

  • A pesar de toda esta odisea laboral que se extiende por unos cuantos trabajos más, London no pierde nunca su esperanza de ser escritor. Prueba de ello es su amistad con el poeta George Sterling y que, con 26 años, tuviera ya una biblioteca personal formada por 15.000 volúmenes.

 

  • Una de las historias más curiosas en la vida de Jack London es su aventura, junto con su cuñado James Shepard, en la búsqueda de oro. En esa época, se estaba produciendo un período llamado “fiebre del oro”, en el que los trabajadores emigraban a zonas rurales en busca de yacimientos del preciado mineral. Lo más interesante de esta aventura es que Jack enfermó de escorbuto, una enfermedad relacionada con la falta de vitamina C. A London se le inflamó la cara, perdió cuatro dientes, sufrió graves dolores musculares y se le llenó de ampollas. Por suerte, fue salvado a tiempo por un sacerdote jesuita y recuperó su estado de salud.

 

  • Centrémonos ahora en la introducción de Jack en el mundo de la literatura. Como hemos dicho, su carrera laboral hasta que le llegó el momento de escribir fue algo difícil y complicado, pero cuando se puso a escribir de verdad, las cosas no parecieron mejorar. Cuando preparó su primera historia, To the Man On Trail, la revista que se la iba a publicar le ofreció un salario indignante… 5 dólares. Y, según se dice, se los pagó con retraso.

 

  • Uno de los mejores golpes de suerte que tuvo Jack es que, cuando estaba empezando su carrera literaria publicando sus relatos en revistas, la tecnología de impresión acababa de dar un salto enorme. Las revistas se vendían entonces a un coste muy bajo, y cualquiera tenía acceso a ellas. Los costes de producción para el escritor eran bajos, y enseguida se popularizaron entre cualquier tipo de publico. Este suceso fue de vital importancia para Jack, que por esos momentos solía publicar sus historias en ese tipo de revistas.

 

  • Como es de esperar, su carrera literaria, en cuanto estuvo establecida, fue todo un éxito. Por ejemplo, en sólo un año ganó aproximadamente 2.500 dólares (lo cual equivale actualmente a unos 75.000 dólares).

 

  • A lo largo de su carrera, en más de una ocasión fue demandado por plagio. Jack defendió que él nunca plagió una obra, sino que inspiraba sus libros en noticias de periódico y en otras historias que iba leyendo. Según decía, usaba numerosas historias como fuente, pero que nunca cometería un plagio. En cierta ocasión, un escritor llamado Egerton R. Young dijo que la famosa obra “La llamada de la jungla” era un plagio de un libro que él había escrito antes y que se llamaba “My Dogs in the Northland”. Jack, totalmente serio, dijo que la había usado como fuente, pero no la había copiado, así que para demostrarlo le envió una carta al autor agradeciéndole la inspiración y felicitándolo por su obra.

 

  • Otra característica curiosa de Jack era su forma de ver el matrimonio. Él siempre lo enfocaba desde un punto de vista científico, basándose en la teoría darwiniana de la evolución. Por ejemplo, sobre uno de sus ficticios personajes femeninos decía:

“Una mujer de pechos soberbios, la madre perfecta, hecha primordialmente para reconocer el agarre de los labios de un hijo. Ya sabes, ese tipo de mujer. “Las madres de los hombres”, las llamo. Y por tanto tiempo existen esta clase de mujeres en la tierra, quizás debamos mantener por dicho tiempo la fe en la semilla de los hombres. (…) Esta era la mujer madre, la última, más grande y sagrada en la jerarquía de la vida”

  • Su mayor afición cuando ya era un escritor consagrado fue crear un rancho. Compró un rancho de 4 km² y desde ese día su único objetivo fue cuidarlo y extenderlo aún más. Con el tiempo, según su edad iba avanzando, se empezó a obsesionar demasiado con esta empresa e incluso los críticos dijeron que su calidad literaria iba empeorando, ya que su único objetivo parecía ganar dinero. El propio Jack dijo una vez: “Escribo un libro por la razón de añadir trescientas o cuatrocientas acres [1 or 2 km²] más a mi magnífico estado“.

  • Finalmente, el 22 de noviembre de 1916 muere. Pero la muerte de Jack también es una anécdota digna de mencionar porque, realmente, no se sabe con seguridad porqué murió. Muchas fuentes dijeron que era un suicidio, pero actualmente se toma como la teoría menos probable. Se cree que murió por uremia, pero también se tiene en cuenta que podría haber sido una sobredosis de morfina, ya que en esa época la estaba tomando para reducir el intenso dolor que venía sufriendo. Siempre quedará esa pizca de misterio en la vida de London. Sus restos fueron enterrados en una de las tumbas más humildes que se pueden tener: un simple pedrusco lleno de moho marca el trozo de tierra donde están enterrados su esposa y él.
Fuente.
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , ,

¿Sabías que… Charles Dickens?

Si no viste los otros ¿Sabías Que…? sobre escritores, aquí los links:

Ahora continuemos con Charles Dickens, uno de los mayores escritores ingleses de la literatura universal, fue un personaje lleno de historias y con todo tipo de anécdotas en su vida. Continuando nuestra serie sobre escritores nos sumergimos hoy en los aspectos más curiosos y entretenidos de la vida de este gran escritor victoriano:

 

  • Muchos de los escritores sobre los que ya hemos hablado tuvieron una cómoda infancia, llena de lujos y sin preocupaciones económicas. En esta ocasión se da el caso contrario. El pequeño Dickens nació en una familia pobre, de clase media pero llena de deudas. Desde pequeño le privaron de una buena educación y hasta los nueve años no pudo entrar en una escuela. Como bien se describió él mismo posteriormente, era “un niño muy pequeño y no especialmente cuidado“.

 

  • Quizás el principal responsable de todo esto fue el padre de Charles, que derrochaba el dinero sin sentido. Constantemente le llegaban nuevas deudas que se acumulaban y que llevaban a la familia a empeñar todas las posesiones. Hasta tal punto llegó su padre que lo tuvieron que meter en la cárcel por falta de pagos.

 

  • A los doce años, el joven Charles Dickens ya se vio obligado a trabajar. De una forma casi esclava y cobrando apenas unos pocos peniques, consiguió un trabajo en una fábrica de betunes (para los curiosos: la fábrica se llamaba “Warren’s boot-blacking factory) Esta etapa marcaría por completo la vida de Charles, sobre todo cuando su familia empezó a recuperarse económicamente: Para su asombro, sus padres decidieron que siguiera trabajando en la fábrica a pesar de que estaban gozando de una buena época. Esta traición por parte de sus padres nunca fue olvidada por el joven escritor.

 

  • Una de las grandes aficiones de este chico falto de educación fue la lectura. Era un apasionado de las novelas picarescas, como las de su escritor favorito Henry Fielding o Tobias Smollett. Entre sus lecturas, se encontraban obras maestras de la literatura, como Robinson Crusoe o Don Quijote de la Mancha.

 

  • Uno de los mayores desastres de su vida (y una de las mayores fortunas para los aficionados a la literatura) se produjo cuando se destrozó su carrera como actor de teatro. Realmente, ese fue uno de sus mayores sueños, le encantaba interpretar, sobre todo a Shakespeare. Pero, justamente el día que iba a hacer las pruebas para entrar en un teatro, enfermó gravemente de gripe. Sus sueños de ser actor se acabaron allí.

 

  • Entre las muchas curiosidades de su vida, destaca que muchas veces, sobre todo en sus inicios, escribió con el pseudónimo de Boz. ¿Y por qué lo hizo? Dickens trabajaba gustosamente en un periódico en el que hacía crónicas de lo que pasaba en el parlamento inglés, era un buen empleo para él. Pero, cierto día, un redactor le ofrece trabajar en su periódico para que hiciera crónicas de lo que pasaba en la vida cotidiana del ciudadano medio, querían que Dickens explicara a la verdadera sociedad de la época, querían que explicara a la clase media de la que él había salido. Dickens no se arriesgó a perder su trabajo como cronista del parlamento, pero igualmente deseaba ampliar su trabajo y hablar de la sociedad trabajadora. Como resultado, salió el curioso pseudónimo de Boz, con el que firmaba los artículos referentes a la sociedad londinense. De esas crónicas saldría su primer libro, una especie de recopilación de los apuntes de Boz.

 

  • Dickens siempre mostró una gran solidaridad y un gran afán por defender los derechos humanos. Denunció la pena de muerte, defendió la mala situación que vivían los pobres ingleses, y sobre todo se repugnó de la racista esclavitud que existía en los Estados Unidos de su época, quizás porque el trabajo al que eran sometidos los negros esclavos se parecía mucho al trabajo en la fábrica de betunes que tuvo en su infancia. Cabe destacar este punto, ya que tanto en sus novelas como en su vida siempre defendió a los más desfavorecidos, y sobre todo a los esclavos. Como periodista también hizo diversas campañas y críticas sobre la pobreza en Gran Bretaña.

  • Una de sus grandes aficiones eran los viajes. Cambió de vivienda muchísimas veces, e hizo todo tipo de viajes por el mundo. París, Estados Unidos, Italia, su Inglaterra natal… todo destino era un buen destino para él.

 

  • Las obras de Dickens fueron muy famosas, tuvo un éxito abrumador. Y, precisamente por ello, sus obras fueron ampliamente copiadas y en muchas ocasiones no se respetó al autor. Por ello, fue un gran defensor de los derechos de autor, los cuales todavía no se respetaban en su tiempo, falta que le ocasionó más de un contratiempo.

 

  • Cuando Dickens ya era un escritor de renombre y sus obras eran conocidas por el mundo entero, se encontró durante sus viajes en Francia con otro grande de la literatura, Alejandro Dumas. Pero, ¿sabéis quién más estaba allí? Julio Verne, discípulo de Dumas en esos momentos. Esos tres genios de la literatura se encontraron en París, donde mantuvieron una agradable amistad y seguramente intercambiaron todo tipo de ideas e inspiraciones literarias.

 

  • En una ocasión, mientras estaba haciendo un viaje en tren, sufrió un grave accidente. Un puente en construcción se destrozó cuando estaba pasando el tren y hasta siete vagones de primera clase cayeron al precipicio, formando numerosos heridos. Por suerte, el vagón de Dickens permaneció intacto y no sufrió ningún daño. El escritor se dedicó a atender y curar enfermos, una horrible visión que reflejaría en algunas de sus novelas.

 

  • Y finalmente, la vida de nuestro querido Charles llega a su fin el 9 de junio de 1870. Con 58 años, sufre una hemorragia cerebral y nos deja uno de los mejores escritores de su época. Antes de morir, hizo gala de su solidaridad y dejó claro que ninguna estatua debía construirse en su honor, no quería ningún homenaje de ese tipo.

Él fue un simpatizante del pobre, del miserable, y del oprimido; y con su muerte, el mundo ha perdido a uno de los más grandes escritores ingleses

 

Fuente.
Etiquetado , , , , , , , , , , , , ,
A %d blogueros les gusta esto: