Pablo Capanna / El libro, un mensaje para el futuro

Facultades mentales

(Publicado en Revista Ñ, 20.4.2012)

Más allá de esas razonables conjeturas que nos permiten organizar el día de mañana, poco o nada es lo que sabemos del futuro. Hacemos citas, firmamos contratos, criamos hijos, construimos y destruimos. Hasta soñamos con que nuestro nombre perdure en el tiempo, a pesar de que unas pocas moléculas alojadas donde no deben alcanzan para acabar al instante con todas nuestras previsiones.

Todo lo hacemos a partir de nuestra experiencia pasada, pero siempre estamos tomando decisiones que comprometen el futuro. Nuestras expectativas no suelen ir muy lejos, a lo sumo un par de generaciones, y más allá de eso el futuro se nos torna nebuloso. Es entonces cuando la expectativa cede el paso a la curiosidad, que no siempre es inocua ni desinteresada. Desear que en el futuro triunfen nuestros valores puede alumbrarnos el presente, especialmente si se trata del futuro de la comunidad…

Ver la entrada original 1.979 palabras más

Anuncios

Comenta aqui

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: