Nadie va a leer estas palabras

Limón y Fresa

Eso me he dicho. Y es entonces que puedo plasmar mi idea, decepcionarme de ella, tacharla, volver a empezar, padecer noches de insomnio y por fin sonreír al mirarla terminada. Extrañamente, mientras atravieso ese proceso, me doy cuenta que estoy volviéndome a enamorar. Esta vez no de un hombre. Es más bien de la vida, la que está a punto de terminárseme. Donde reí hasta llorar en compañía de mis amigos, escuché las palabras de una amiga en medio de la enésima crisis sentimental, respiré mañanas de cielo azul y tardes lluviosas con atmósfera londinense,  bebí un trago de licor y un libro de poesía, sentí el agua tibia de la alberca en mi piel  y un sonido perfecto lleno de sensibilidad y arte, viví la desesperación al no encontrar la respuesta a los enigmas y los incontables momentos donde me perdía en el infinito universo de mi imaginación mezclada…

Ver la entrada original 5 palabras más

Anuncios

Comenta aqui

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: